Me quiero

Pensé que era muy pequeño para empezar a completar un álbum. Mi primer álbum. Ese que me diste a las pocas horas de nacer. Torpemente pasaba las hojas en las que aparecían recuadros vacíos esperando a ser tapados con el cromo correspondiente. Siempre tuve curiosidad por saber qué colección me había tocado hacer: ¿Coches clásicos? … Sigue leyendo

El peso de la sombra

Y llega el día en el que dar un paso es un triunfo. Identificas tan pocos triunfos en tu vida, que decides no dar el paso. Ese día, lo marcas como el final de todo. Iluso. Te vuelves y observas una larga sombra que te amenaza y te  vigila. Siempre esperas que no esté ahí. … Sigue leyendo

Difícil vs. imposible

Levantas la mirada y observas que el muro sigue intacto. El cansancio va apareciendo. Buscas un atajo que te permita, evitar la tarea de enfrentarte ante aquello que obstaculiza tu caminar. Las fuerzas son las justas. Decides sentarte en el banco del encuentro. Tomas aliento mientras mentalmente, enumeras las paredes anteriormente superadas. No tienes dedos … Sigue leyendo

Tu peor enemigo, tú mismo

Mirada, entre cortinas, vigilante del enemigo que causa tu bloqueo. Culpables echados al azar que tranquilicen tu neurótica responsabilidad de lo que debería ser hecho y nunca se realiza. Te rodeas de una muralla con grandes ventanales permitiendo pasar al que viene a no hacer. Reloj parado en la hora futura del mañana, complementan tu … Sigue leyendo

Reflexión, sin más.

Tú. Yo. Dos. Para ellos, simplemente uno. Para él, somos todos. Tú. Yo. Desconocidos. Tú. Yo. Frente a frente. Invisibles. Tú. Yo. Presentes. Perdidos. Tú. Yo. Miradas fijas que lentamente descubren lo oculto. Tú. Yo. Para ellos, sin nada. Para nosotros, con todo. Tú. Yo. Encuentro postergado. Sin prisas. Tú. Yo. Grande. Pequeño. Tú. Yo. … Sigue leyendo

Buscando el origen

Cierras los ojos y buscas el inicio exacto del problema que hoy tienes ante ti. Silencio, atención absoluta a la hora de revolver entre recuerdos desordenados. Dedos acusadores se mueven sigilosamente por unos pensamientos archivados de aquella manera. Sientes, ayudando a lo que la mente no es capaz de encontrar. Revives emociones que den valor … Sigue leyendo

Me tiendes la mano y la vistes de “ayuda”

Buscas la manera de hacerme entender que en tus brazos seré mecido hasta alcanzar la calma y quietud precisa que adormezca mi intelecto. Me avasallas con tu experiencia adquirida no sé muy bien dónde y cómo. Marcas las baldosas por las cuáles decides debo caminar, obligándome a no pisar entre las juntas blancas que las … Sigue leyendo

No busques la felicidad. Eso ya lo tienes.

Lentamente el horizonte se acerca. Tu mirada perdida en esos recuerdos mezclados sin orden y regla. Arrugas deseosas de una mano que hoy ya no está. El tiempo se descolgó de tu muñeca. Pasado difícil de recordar. Futuro cercano. Presente vivido. Parte final de un libro, que resiste a cerrar la bibliografía. Aprovechas, cada día, … Sigue leyendo

En el apego por la diferencia, venció la separación

“Sé sincero contigo mismo, y ello seguirá, como la noche al día, que no puedas ser falso con ningún hombre” (William Shakespeare) Luces tus mejores vestimentas para interpretar los diferentes papeles que hoy te tocan. Dependiendo del escenario que pisas maquillas, veloz y a la perfección, un rostro silencioso, respetuoso con tu decisión de entregarte … Sigue leyendo

La decisión de sufrir o no, está en tus manos

Toma un papel en blanco y empieza a escribir en él todo aquello que te genera estrés. No tengas prisa. Piensa bien y tómate el tiempo necesario para reflejar en el papel todas aquellas cosas que te llevan a vivir en un estado de nerviosismo, inquietud, temblor de manos, sudoración, insomnio, mareo, respiración rápida, ¿sigo? … Sigue leyendo