La decisión de sufrir o no, está en tus manos

Toma un papel en blanco y empieza a escribir en él todo aquello que te genera estrés. No tengas prisa. Piensa bien y tómate el tiempo necesario para reflejar en el papel todas aquellas cosas que te llevan a vivir en un estado de nerviosismo, inquietud, temblor de manos, sudoración, insomnio, mareo, respiración rápida, ¿sigo? … Sigue leyendo