Donde hay miedo, no hay felicidad (Una de lobos)

Al atardecer, cuando los últimos rayos del sol tocaban las puntas de las tiendas de los campamentos sioux, los niños solían sentarse alrededor del fuego junto a los ancianos de la tribu para escuchar sus historias y aprender sobre la vida. El viejo cacique sioux,  estaba teniendo una charla con sus dos nietos Leotie  y … Sigue leyendo