Compromiso Organizacional

FOTO COMPROMISO

El 30% de los empleados a nivel mundial están comprometidos con su empresa. (The Engagement Institute)

Por si alguno no lo ve, el 70% de los empleados a nivel mundial, no está comprometido con su empresa. Da miedo la cantidad de dinero que supone esto. En el año 2.017, esta falta de compromiso supuso entre 450 y 550 mil millones de dólares en Estados Unidos.

El contar con una plantilla poco o nada comprometida afecta directamente a la productividad, rotación de personal, bajas laborales, consecución de objetivos, … En definitiva, si vamos a lo básico, dinero.

Son muchos los empresarios y responsables directivos que no encuentran la solución a la situación. Consideran que, si ellos están pagando religiosamente las nóminas, la obligación del empleado es la de comprometerse con lo que la compañía marca. Con este pensamiento reducen el compromiso a un trueque. Yo te pago, tú te comprometes, primer error.

En las ocasiones que algún directivo me comenta la falta de compromiso de sus colaboradores, la pregunta inmediata por mi parte siempre es la misma “¿Cuánto estás tú comprometido con ellos?”. La mirada que recibo es una mezcla de asombro, incredulidad y en algunos casos hasta percibo gestos de pensar que soy un ignorante.

Mi insistencia en la pregunta les hace por norma responder lo que anteriormente exponía con el salario. Les comento que el compromiso es algo de dos.  Yo puedo comprometerme con alguien, pero si veo que el otro no lo está conmigo, antes o después yo dejaré de estarlo.

El compromiso con una empresa va más allá de recibir una cantidad monetaria. El conseguir que nuestros empleados vivan la empresa, se sientan parte de ella y orgullos de pertenecer a la misma, no se puede reducir a una compensación económica.

Cuando pertenecer a una empresa se hace más por obligación que por deseo, puedes tener claro que existirá un escaso compromiso por parte de los empleados. Si el único vínculo con la empresa es la nómina que preciso para vivir, estaré en ella más por obligación que por deseo.

Los empleados precisan que exista una excelente comunicación entre todos los estamentos de la empresa, sobre todo con las primeras líneas directivas. La transparencia en la comunicación es un punto crucial para que todos tengamos claro hacia dónde va la compañía. Los empleados no les inquieta tanto el saber la situación financiera, como el tener claro la misión de la compañía. El para qué de la misma, el cómo vamos a alcanzar esa misión y qué logros estamos consiguiendo.

Quieren tener claras sus funciones y saber qué aportan, con su trabajo, en la misión total de la empresa. Quieren que, si no hacen bien su tarea, exista una figura que les enseñe, que les corrija y que les permita crecer en su puesto de trabajo. Buscan ser mejores profesionales. También valoran que existan oportunidades de desarrollo profesional, que puedan potenciar su talento y que se les reconozca la labor realizada.

Los empleados ante la incertidumbre, el miedo, las amenazas deciden no entregar ese esfuerzo extra que se les solicita. Se marcan lo que consideran que es lo mínimo que deben hacer para el salario que se les paga.

Alguna vez, hemos preguntado directamente a un empleado ¿Por qué no está comprometido con la empresa? La respuesta es sencilla. Normalmente utilizamos la palabra compromiso para “haz más por lo mismo”, eso es normal que la gente no lo compre. Si quieres que haga más por ti, por la empresa; mira la manera que la empresa, tú, haga más por mí.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: